Sergio, frente al Omega Dubai Desert Classic más exigente que se recuerda

Sergio García juega esta semana una de las citas con más solera del European Tour. El primer torneo del Circuito que se disputó en Oriente Medio. Una cita con mucho sabor donde el jugador español ha cosechado grandes éxitos, no en vano tiene una vinculación especial.

Omega es uno de los más fieles compañeros de viaje de Sergio durante su carrera profesional y aquí se siente casi como si estuviera en su casa. No hay que olvidar que ganó este torneo en el año 2017, menos de tres meses antes de conquistar el Masters de Augusta.

Será una semana dura, ya que el rough del Majlis course del Emirates Golf Club está más alto y denso que nunca y se espera mucho viento tanto en la primera jornada como en la decisiva del domingo. Una condiciones, por cierto, en las que Sergio se encuentra muy a gusto.